Site Loader
Ready
Avenida Juarez, La Paz, Puebla de Zaragoza.
Avenida Juarez, La Paz, Puebla de Zaragoza.
0

Una de las formas más viejas de financiación de empresas, el factoring es la herramienta de administración de efectivo preferida por muchas empresas. El factoraje es común en determinadas industrias, como la de la confección, donde las cuentas por cobrar en un largo plazo son parte del ciclo comercial.

En un pacto propio de factoraje, el cliente del servicio () hace asale, entrega el producto o bien servicio y produce una factura. El factor (la fuente de financiamiento) adquiere el derecho de cobrar esa factura al pactar pagarle el valor nominal de la factura menos el descuento – típicamente del dos al seis por ciento. El factor paga de setenta y cinco a ochenta por ciento del valor nominal de forma inmediata y remite el resto (menos el descuento) cuando su cliente del servicio paga.

Debido a que los factores no dan crédito a sus clientes del servicio, sino más bien a los clientes del servicio de sus clientes del servicio, están más preocupados por la capacidad de pago de los clientes del servicio que por su situación financiera. Esto quiere decir que la compañía con clientes del servicio soluciones puede ser capaz de tener en cuenta aun si no puede calificar para un préstamo empresarial.

Una vez empleado primordialmente por las grandes empresas, el factoring se ha transformado en una práctica poco a poco más extendida. No obstante, prosiguen existiendo muchas percepciones equivocadas sobre el factoring.

El factoraje no es un préstamo; no crea un pasivo en el cómputo ni grava recursos. Es la venta de un activo, en un caso así, la factura. Y si bien el factoraje se considera una de las maneras más caras de financiamiento, eso no siempre y en toda circunstancia es cierto. Sí, cuando se equiparan los factores de la tasa de descuento con la tasa de interés que cobran los bancos, el factoraje cuesta más. Mas si no puede calificar para un préstamo, no importa cuál sea la tasa de interés: Generalmente, se encargan de una parte significativa del trabajo de contabilidad de sus clientes del servicio, asisten con las verificaciones de crédito y producen informes financieros a fin de que sepa dónde está.

La idea de que el factoraje es un esmero agobiado por la parte de las compañías que están a puntito de quebrar es otra percepción errada. Walt Plant, gerente regional de Altres Financial, una compañía nacional de factoraje con sede en Salt Lake City, afirma lo contrario: “La mayor parte de los negocios con los que trabajamos se hallan en un ciclo ascendiente, con un desarrollo exageradamente veloz”. Plant afirma que puede ser un aspirante para el factoraje si su empresa produce de forma regular facturas comerciales y podría beneficiarse de la reducción del tiempo que las cuentas por cobrar están pendientes de pago. El factoraje puede darle el dinero en efectivo que precisa para financiar el desarrollo o bien para aprovechar la oferta de descuentos por pago adelantado de los distribuidores.

El factoraje es una solución a corto plazo; la mayor parte de las compañías factorizan por un par de años o bien menos. Plant afirma que el papel del factor es asistir a los clientes del servicio a hacer la transición a la financiación tradicional. Los factores se cuentan en la guía telefónica y de manera frecuente se anuncian en publicaciones comerciales de la industria. Su banquero puede referirlo a un factor: compare costes para localizar a alguien que comprenda su industria, que cancele un bulto de servicios para y que tenga los recursos financieros que precisa.

Post Author: wpx_circle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *