Site Loader
Ready
Avenida Juarez, La Paz, Puebla de Zaragoza.
Avenida Juarez, La Paz, Puebla de Zaragoza.

El capital peligro es una de las maneras más populares de financiación a través de la emisión de acciones empleada para financiar empresas de alto peligro y alto desempeño. La cantidad de capital que tiene un inversor de peligro es un factor de la etapa de desarrollo de la compañía cuando ocurre la inversión, el peligro percibido, la cantidad invertida y la relación entre el empresario y el inversor de peligro.

Muchos inversores de capital peligro individuales, asimismo conocidos como ángeles, prefieren invertir en industrias que les son familiares. El motivo es que, si bien los ángeles no participan activamente en la administración diaria de la compañía, sí desean tener voz en la planificación estratégica para reducir los peligros y aumentar al máximo las ventajas.

Por otra parte, las asociaciones privadas de capital peligro y los inversores industriales de capital peligro prefieren invertir primordialmente en industrias relacionadas con la tecnología, en especial en aplicaciones de tecnologías existentes como las comunicaciones relacionadas con la informática, la electrónica, la ingeniería genética y los campos médicos o bien relacionados con la salud. Asimismo hay una serie de inversiones en empresas de servicios y distribución, e inclusive unas pocas en empresas relacionadas con el consumo, que atraen a inversores de capital peligro.

Además del género de negocio en el que invierten, los capitalistas de peligro frecuentemente definen sus inversiones conforme el ciclo vital de la empresa: financiación inicial, financiación inicial, financiación de segunda etapa, financiación puente y adquiere apalancada. Ciertos inversores de capital peligro prefieren invertir en empresas solo a lo largo de su puesta en marcha, donde el peligro es mayor, mas asimismo lo es el potencial de desempeño. Otras empresas de capital peligro solo se encargan de la financiación de la segunda fase con fines de expansión o bien de la financiación puente, en la que proveen capital para el desarrollo hasta el momento en que la compañía se transforma en sociedad anónima. Finalmente, hay empresas de capital peligro que se concentran solamente en el suministro de fondos para la adquisición por la parte de la dirección.

Por lo general, a los inversores de capital de peligro les agrada financiar a las compañías a lo largo de las primeras y segundas etapas, cuando el desarrollo es veloz, y sacar dinero de la compañía cuando esta se ha establecido. En ese instante, el negocio propio hace pública la compañía, recompra las acciones del inversor, se fusiona con otra empresa o bien, en ciertas circunstancias, liquida el negocio.

Existen múltiples géneros de capital de riesgo:

Las asociaciones privadas de capital peligro son quizá la mayor fuente de capital peligro. Generalmente, procuran empresas que tengan la capacidad de producir un desempeño del treinta por ciento de la inversión todos los años. Les agrada participar activamente en la planificación y administración de los negocios que financian y tienen bases de capital muy grandes -hasta dólares americanos 500 millones- para invertir en todas y cada una de las etapas.

Los consorcios de capital peligro industrial acostumbran a centrarse en empresas de financiación con grandes posibilidades de éxito, como las compañías de alta tecnología o bien las compañías que emplean tecnología de vanguardia de forma exclusiva.

Las empresas de banca de inversión de forma tradicional dan capital de expansión vendiendo las acciones de una compañía a inversores de capital público y privado. Ciertos asimismo han formado sus divisiones de capital de peligro para otorgar capital de peligro para la expansión y la financiación adelantada.

Los inversores privados individuales, asimismo conocidos como ángeles, pueden ser amigos y familiares que tienen solo unos pocos miles y miles de dólares americanos para invertir, o bien personas de buen nivel que han construido negocios triunfantes en una industria afín y que desean invertir su dinero, como su experiencia en un negocio. Patrocinado por la Oficina de Defensa de la SBA, el Angel Capital Network (ACE-Net) es un servicio de listado a nivel nacional, basado en Internet, que deja a los inversores ángeles conseguir información sobre pequeñas empresas en desarrollo que procuran entre doscientos cincuenta y cinco millones de dólares estadounidenses en financiamiento de capital.

Las Corporaciones de Inversión de Pequeñas Empresas (SBIC) tienen licencia y se encuentran reguladas por la SBA. Los SBIC son inversores privados que reciben de 3 a 4 dólares estadounidenses en préstamos garantizados por la SBA por cada dólar que invierten. Conforme la ley, las CIB deben invertir únicamente en pequeñas empresas con un patrimonio neto inferior a dieciocho millones de dólares estadounidenses y ganancias fiscales medias (en los últimos un par de años) inferiores a seis millones de dólares estadounidenses. Asimismo están limitados en la cantidad de capital privado para cada financiación. El hecho de estar autorizadas y reguladas por un organismo gubernativo distingue a las CIB de otras empresas privadas de capital de peligro, mas además de eso, no difieren significativamente de esas empresas. Para conseguir una lista completa de las CIIB activas, comuníquese con la Asociación Nacional de Empresas de Inversión en Pequeñas Empresas (National Association of Small Business Investment Company).

Las Compañías Especializadas de Inversión en Pequeñas Empresas (SSBIC, por sus iniciales en inglés) asimismo son agencias de inversión de capital privado autorizadas y reguladas por la SBA. Están diseñados para asistir a las compañías propiedad de mujeres y minorías, como a las compañías de zonas socialmente desfavorecidas, a través de la aportación de fondos de capital social procedentes del capital privado y público. De la misma manera que en el caso de las CEI, las CSSIC están limitadas en el monto de su financiamiento privado. Para conseguir información y directorio de las SSBIC activas, contacte con la National Association of Investment Companies (Asociación Nacional de Compañías de Inversión).

Antes de acercarse a cualquier inversor o bien empresa de capital peligro, haga sus deberes y descubra si sus intereses coinciden con sus preferencias de inversión.La mejor forma de contactar a los inversores de capital de peligro es mediante una presentación de otro dueño de negocio, banquero, letrado o bien otro profesional que lo conozca a y al inversor de capital de peligro suficientemente bien para acercarse a ellos con la propuesta. Incluso, puede solicitar un crédito para su empresa mejor.

Post Author: wpx_circle

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *